Dolav presenta su carne bovina

Duncrue Food Processors que opera en Belfast ha usado Dolav durante diez años para la recolección de su materia prima, grasa animal de procesadores, para fabricar grasa de vacuna de primera calidad. 


Codificación por colores

Dolav llenos apilados de Duncrue

Con 30-40 Dolav de tres colores diferentes (marrón, azul y gris) para cada uno de los tres proveedores en cuatro sitios, Duncrue Food Processors (DFP) tiene más de 160 en un ciclo continuo. Salen vacíos y regresan, revestidos de plástico y llenos, en camiones de lona. Ingresan entre treinta y cuarenta Dolav por día. Cada uno contiene quinientos kilos de grasa. Desde Belfast, la grasa de vacuna de DFP va a la industria alimenticia del RU e Irlanda, especialmente a las freidoras de fish and chips, servicios de comida para panificación o repostería con grasa, y servicios de comida para hoteles o restaurantes.


Manipulación

Las Dolav llenas se inclinan con montacargas dentro contenedores receptores y mientras están al revés se sostienen con sus resistentes rieles integrales, uno de los tantos motivos por los que DFP elige Dolav. “Dado que las Dolav de plástico, en comparación con los contenedores de metal, son más livianos, podemos cargar totalmente un remolque de 40 pies con 50 Dolav llenas apiladas de a dos y seguir dentro del peso legal”, dijo el director ejecutivo Colin Tweedie. “Son fáciles de apilar y cargar y toleran el maltrato de los conductores de montacargas de algunos proveedores que los consideran “contenedores de basura” y los empujan con las horquillas del camión”, dijo y reconoció la larga vida de una Dolav DFP de 3 años con algunos/casi todos todavía en uso después de cuatro años.


Peso ligero


En el procesador de carne, el personal que ingresa la grasa animal puede arrastrar una Dolav plástica vacía al lugar que necesite, pero no así el contenedor de metal. El plástico Dolav de alta calidad con especificación para la industria alimenticia también cumple un papel importante. DFP funciona con un estándar BRC de Grado A que sus Dolav satisfacen fácilmente, que también cumplen con la aprobación de la CE y requisitos del Departamento de agricultura para las plantas de transformación de carne. 

Cuando se deben lavar las Dolav, DFP utiliza agua sin productos químicos a más de ochenta y dos grados Celsius, y así quedan listas para su próximo viaje ida y vuelta.

 Dolav vacías y lavadas

Dolav vacías y lavadas